Facebook Pixel
Un gran Museo para un gran Ron

El ron Havana Club es, sin dudas, uno de los mejores del mundo. Sus orígenes y el universo de sus barriles, catas, maridajes, aromas, mezclas y esencias, conforman una muy atractiva filosofía de consumo vinculada al disfrute.

Son muchas las personas que llegan a Cuba buscándolo, ávidos de conocer su historia, su proceso de elaboración, sus secretos.

Para develar esos misterios y acercarse a la historia del elíxir fue creado el 31 de marzo de 2000 el Museo del Ron Havana Club, herramienta de marketing para complementar la estrategia de ventas de la Empresa Havana Club International S.A. y fomentar el buen gusto por un producto ligado a la cultura cubana, vínculo que es parte de la imagen de la marca en el mundo.

Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.
Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.

Instaurado en una elegante casona colonial del siglo xviii del corazón de La Habana Vieja, la instalación relaciona (y documenta) los orígenes del ron cubano con la llegada de Cristóbal Colón en 1492, lo que muy pocos conocen.

Mediante un recorrido guiado, y en disímiles idiomas, en esta institución se muestra al visitante cada paso del proceso de elaboración de la apreciada bebida –desde una destilería original y sus naves de añejamiento, hasta la degustación de “El Ron de Cuba: Havana Club”, en un bar tradicional de los años 30.

Los visitantes viven la experiencia ronera de manera singular y personalizada, pues en el concurrido museo, además de conocer el proceso de producción del ron en sus salas, aprenden a preparar un buen mojito con reconocidos bar tenders, bailan al ritmo de la música cubana en el Bar-Restaurante, aprecian el fruto de Havana Cultura en la Galería de Arte, eligen el suvenir de su preferencia en la tienda especializada, y seleccionan (para maridar) Habano y Ron Havana Club a su gusto.

Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.
Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.

Desde hace 18 años, el museo recibe a visitantes de todo el mundo y hace de cada uno de ellos un embajador de la cultura cubana y, por supuesto, de la marca. Ya son casi tres millones los que han llegado a estas puertas. Han encontrado el museo de muchas maneras, algunos recomiendan la visita a sus amigos y repiten con ellos, otros a través de Internet en Facebook, o en otra rede social. O: siguen las recomendaciones de Trip Advisor, que lo considera entre los lugares más atractivos de la Habana, y deciden no dejar pasar la oportunidad de sentir a Cuba a la manera de Havana Club.

Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.
Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.

El inmueble consta de varios niveles y nunca está vacío. Por sus pasillos es posible encontrar a personas de diversos puntos del planeta, a quienes suele incluírsele el recorrido en los paquetes creados para que conozcan La Habana. Es muy demandado por las agencias y por turistas individuales, y parece gustar especialmente a los franceses y alemanes. Entre los latinoamericanos destacan turistas de Argentina, Chile y México, países con mayor tradición de consumo de bebidas con alto grado de alcohol y de donde se reportan las mejores ventas de la marca.

Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.
Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.

Junto a la historia y a la explicación de los diversos productos de la cartera Havana Club, el museo pone a disposición del público otros servicios de valor agregado como la preparación de coctelería y las catas y maridajes, con el objetivo de enseñar a apreciar el ron de un modo diferente, conocerlo a fondo, y cumplir así el objetivo fundacional del proyecto: ser la vitrina de la marca Havana Club, que se usa tanto en las cantinas y bares del mundo.

Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.
Museo del Ron. Foto: Gabriel Guerra Bianchini.

Si está de paso por el Centro Histórico La Habana Vieja y topa con el Museo del Ron Havana Club, puede hacer una visita breve. En el patio interior mezcle su propio mojito, o pida la bebida emblemática de la casa: Guarabana: Havana Club Añejo 3 Años, más jugo de caña (guarapo) y zumo de naranja. En cualquier caso habrá disfrutado, hasta aquí, de un buen trago de historia y cultura.

PRESIDENTE
HUGO CANCIO
DIRECTOR EDITORIAL
TAHIMI ARBOLEYA
DIRECTOR EJECUTIVO
ARIEL MACHADO
DISEÑO Y MAQUETADO
PATRICIO HERRERA VEGA
DIRECTOR DE FOTOGRAFÍA
OTMARO RODRÍGUEZ
COPYEDITING
CHARO GUERRA
TRADUCCIÓN
ERIN GOODMAN
EDITOR WEB CUBA
MONICA RIVERO
CONTÁCTENOS
BOLETÍN ONCUBA TRAVEL MAGAZINE